COMO ELEGIR UN INSTRUMENTO



         

La habilidad de tocar un instrumento musical es maravillosa. Los niños son curiosos e imaginativos por naturaleza, y muchos podrán aprender la música muy rápidamente y desarrollar un amor por ella. La habilidad de tocar un instrumento y leer partituras será luego útil en la vida de tu hijo. Los estudios han demostrado que tocar un instrumento mejora las habilidades académicas, esarrolla las habilidades físicas y labra las habilidades sociales.]Para escoger un instrumento para tu hijo, piensa en factores prácticos, como su edad, sus preferencias y su personalidad

Tener en consideración su edad. Si es mayor de seis, habrá una gran variedad de instrumentos musicales para elegir. Sin embargo, si es menor a esa edad, estará limitado al tipo de instrumentos que pueda soportar físicamente. Si escogerás un instrumento para un niño menor de seis, un violín o un piano es lo más lógico. Los niños pequeños pueden soportar más fácilmente este tipo de instrumentos.
·         El piano puede ser una opción excelente para un niño pequeño porque brinda habilidades fundamentales. Un niño puede comprender mejor la música al tocar el piano, ya que hay una representación visual de la musical que puede ayudar a fomentar un entendimiento de la teoría musical.

·         Los violines también son buenas opciones, en especial porque se pueden confeccionar de tamaños pequeños para los niños muy pequeños. Asimismo, ayuda a que aprendan cómo afinar un instrumento, lo que es importante para desarrollar la habilidad musical.
Evalúa su tipo de cuerpo. Algunos niños tienen tipos de cuerpo que hacen que sean más propensos a ciertos instrumentos. Ten en cuenta el tipo de cuerpo de tu hijo cuando le escojas un instrumento.
·         La estatura es un gran factor cuando se trata de escoger instrumentos. Un niño de una talla más pequeña no se acostumbrará tan bien a un instrumento grande como el fagot.

·         Piensa en el tamaño del labio si le escogerás un instrumento que tocará con la boca. A los labios más pequeños les resultan mejor ciertos instrumentos, como la trompeta, mientras que los labios más grandes tendrán dificultades con estos instrumentos.
·         De igual forma, piensa en sus dedos. Los dedos largos y delgados irán mejor con un piano , saxofón , clarinete …. que unos cortos y regordetes.
Sé práctico en cuanto a si puede practicar con regularidad. Un niño debe practicar con su instrumento por 20 o 30 minutos al día para mejorar. Por ello, tienes que escoger uno con el que tu hijo pueda practicar en casa de modo regular.
·         Los instrumentos más grandes, como el piano, podrían no caber en tu casa si no tienes mucho espacio. De igual forma, debes tener en cuenta el sonido. Si vives en un vecindario silencioso, las personas podrían quejarse de que tu hijo toque su instrumento,.
Considera cuán buena coordinación tiene. Algunos instrumentos funcionan mejor si un niño tiene una muy buena coordinación. Piensa en si es extrovertido. Los niños que aman ser el centro de atención se sienten atraídos por los instrumentos protagonistas.. Los pensadores analíticos podrían acostumbrarse mejor a ciertos instrumentos. Por ejemplo, el clarinete y el piano suelen ser buenas opciones para un niño muy analítico. Estos instrumentos requieren de un pensamiento más analítico y de la curiosidad. Si tu hijo es menos analítico y más social, opta por el saxofón, la trompeta,  la flauta, la guitarra o el acordeón etc.
Permitirle a tu hijo participar en la elección

Presta atención a las partes de una canción que le atraigan. Deja que escuche música contigo. Esto puede ayudarte a averiguar qué tipo de instrumento podría disfrutar de tocar. Fíjate en los sonidos a los que responde y considera los instrumentos que los producen
·         Escucha una variedad de música, desde solistas hasta conjuntos. Pregúntale qué sonidos disfruta y háblale acerca de los instrumentos que producen dichos sonidos.
·         Pregúntale acerca de la canción. Dile “¿Qué partes de esta canción te encantan?”.
·         Después de un tiempo, tu hijo podría expresar interés en aprender los instrumentos que producen los sonidos que le interesa.

Haz que pruebe con un instrumento, dentro de lo posible. Puede ser difícil decidirse por un instrumento para tu hijo, en especial si está entusiasmado y emocionado por la música.
Ayúdalo a explorar la música. Llévalo a conciertos, audiciones etc donde pueda escuchar y ver diferentes instrumentos. Explorar le ayudará a averiguar qué tipo de instrumentos le interesan.
·         No temas variar la música. Si bien es cierto que no hay ningún problema con la música para niños, no temas reproducir la música de tu banda o artista favoritos para exponerlo a diferentes tipos de música tanto clásica como moderna. Tu hijo se fijará en tu alegría y emoción a medida que cantes al son de The Beatles o Beethoven
·         A medida que crezca y madure, quizás quiera aprender un segundo instrumento y ser un multinstrumentista.
A tener en cuenta
·         Algunos instrumentos son más difíciles de aprender que otros, y todas las personas aprenden a su propio ritmo y son exitosas en diferentes instrumentos. Solo porque algunos niños puedan producir tonos en una flauta después de su primer intento, eso no significa necesariamente que el tuyo lo hará. No dejes que se desaliente, pero al mismo tiempo, no lo obligues a hacer algo con lo que no es feliz.
·         A continuación, explicamos brevemente las clases de instrumentos, con el fin de intentar ayudar a la elección del más adecuado.
·         Instrumentos de viento-madera:
·         Con la flauta, el clarinete y el saxofón, prácticamente desde el principio de su estudio, se obtiene un sonido agradable, por lo que proporcionan un logro rápido., hay algo fundamental que superará los obstáculos: la pasión y la motivación.
·         Instrumentos de viento-metal:
·         Tocar un instrumento de metal exige cierta fuerza física y pulmonar, Para tocar la mayoría de estos instrumentos sólo se usan tres dedos, a diferencia del piano o los de viento madera, que requieren la coordinación de todos ellos.
·         Según la constitución física del niño, podemos elegir desde la pequeña trompeta a la imponente tuba.
·      Instrumentos de cuerda:
·         Ser zurdo puede favorecer su aprendizaje, ya que la mano que lo tiene más difícil es la izquierda. Con el violín se puede comenzar muy pronto: se necesita un cuerpo ágil y buen equilibrio (el instrumento se sostiene entre la barbilla y la clavícula).
·         Con el violoncello se consigue con cierta facilidad un buen sonido. Es más apropiado para niños tranquilos.

     ·      El piano , la guitarra y el Acordeón
·         El piano y la acordeón son muy satisfactorios, porque incluso las melodías sencillas suenan bien desde el principio. Sin embargo, las partituras de piano son más complejas, con claves y melodías distintas para cada mano. La guitarra resulta muy atractiva para muchos niños ya que tiene un sonido muy agradable. Tocar estos instrumentos requiere inteligencia, perseverancia y cierta introversión, ya que pocas veces tocan en conjunto, no como el resto de instrumentos, presentes en una banda u orquesta.
·         Aprovechemos todos los beneficios que puede aportarnos la música y disfrutemos escuchando tocar a nuestros hijos, o ¿por qué, no?, quizá tocando con ellos.